Farruquito, una saga familiar. Imprimir

FARRUQUITO, UNA SAGA FAMILIAR
 EL FLAMENCO ES LA VIDA

FARRUQUITO,  LA FARRUCA,  JUAN “EL MORENO” (hijo Farruquito)
 

P2700251 b
 JUAN EL MORENO / LA FARRUCA / FARRUQUITO
FOTO: www.madridteatro.net

 

La presencia de FarruquitoJuan el Moreno y Rosario Montoya, La Farruca, reproducen una imagen de hace bastantes años: la presentación de Farruquito con 5 años y su familia en Broadway. En esta ocasión está la presencia de Juan el Moreno con 9 años, hijo del Farruquito.

Ellos forman una saga que no empezó con su abuelo Farruco. En realidad la primera fue la bisabuela que se presentó a un concurso de baile sin tener, prácticamente, ni idea de baile, pero porque daban una caja de verduras, leche y demás. A partir de ahí cogieron esos nombres: Farruquito, el Farru, y otros como la tía Pilar la Faraona, en paz descanse. Hay muchos otros que irán pasando por el Real.

JUAN EL MORENO, 9 AÑOS
Y PRECISIÓN EN SEGUIRILLAS Y BULERÍAS

  Farruquito 0180 b
  JUAN EL MORENO / LA FARRUCA / FARRUQUITO
FOTO: JAVIER DEL REAL

Tanto Farruquito con 5 años o su hijo Juan el Moreno ahora de 9 años, para el profano no deja de ser un misterio cómo, casi desde el inicio, despunta la precisión de los movimientos del flamenco. Farruquito tiene una respuesta diáfana.

De la misma manera que se descubre que un  niño tiene gracia o no la tiene. Para nosotros el baile no es un movimiento; no es una medida. Nosotros no enseñamos a nuestros niños que la bulería es  un 3 por 4 de 12 tiempos cada amalgama. Eso es lo que se aprende en el Conservatorio y está muy bien. Nosotros lo que hacemos es vivir, cantar, bailar y los niños aprenden a hacerlo de verlo, de una forma tan natural como el andar, el comer o como cualquier otra cosa. Es verdad que a la gente le gusta que expliquemos mucho el misterio de las cosas, pero lo más misterioso del mundo es cuando te enamoras de alguien o de algo y  no sabes explicar porqué.

MI PADRE NO SE RINDE NUNCA

El deseo de Juan el Moreno, admira a su padre y su deseo es

aprender de mi padre y repetir el esfuerzo con la edad que tiene, y que no se rinde nunca.

Es importante lo que has dicho - subraya Farruquito - porque esto es un trabajo muy duro, hablando como profesión. Es algo de toda una vida, y lo que Juan dice que yo no me rindo nunca, es mi lucha verdadera. Que el mundo entero algún día pueda ver el flamenco de una manera, al menos, parecida a lo que es. El flamenco  viene a ser como la familia, hoy un tanto desmitificada, pero la familia es la familia. Tiene muchas cosas bonitas. Igual el flamenco que si no lo ama de verdad se pierde lo más bonito del flamenco. El flamenco como profesión está muy bien. El flamenco como moda para que llame la atención y luego se haga lo que sea, también está muy bien. Todo es permitible, pero cuando el flamenco no es nada de esas cosas, tú lo necesitas en tu vida para que te acompañe en tus días, que sea la banda sonora de lo que haces, de lo que aprendes, y cuando creces como  personas y te das cuenta que tu persona es totalmente otra persona gracias al flamenco, y que si no hubieses sido flamenco serías otra persona, valga la redundancia, ahí es cuando tomas conciencia de que no puedes tomarte esto como una profesión. La profesión viene luego, la estamos ejerciendo ahora: tenemos que estar en esta rueda de prensa; mañana tenemos que hacer una prueba de sonido o tenemos que hacer un ensayo, pero ese no es el flamenco para nosotros. Esa es la profesión.   

CUANDO UN NIÑO SE LO PASA BIEN
CANTANDO Y BAILANDO
TIENE LO MÁS IMPORTANTE

Farruquito ilumina lo que es el flamenco para ellos:

Farruquito 0123g Farruquito 0169 d copia copia  
 FARRUQUITO
FOTO: JAVIER DEL REAL
  JUAN EL MORENO
FOTO: JAVIER DEL REAL
 

Juntarnos en casa toda la familia; sentarnos a comer y que el niño más pequeño de la familia se manifiesta con un cantecito con una "pataita" y nosotros, sin beber, nos emborrachamos. Esa es nuestra forma de vida, por lo tanto ¿en qué vemos nosotros que el niño puede tener cualidades para bailar? Todo va en relación con lo que te gusta de verdad. Cuando ves que un niño se lo pasa bien y que juega a cantar, a bailar y juega con la música, ahí te estás dando cuenta que tiene lo más importante. Y lo más importante de su padre no es que el niño tenga éxito. Lo más importante es que al niño le gusta, que el niño se manifiesta a través de la música y el arte. Lo que hay que hacer ahora es trabajar muy duro para toda la vida. Hay otros niños que puedes trabajar mucho con ellos, pero si no le sale natural, no le gusta, no le entusiasma pues ya es algo forzado. Puede llegar a hacerlo bien, a lo mejor, mejor que mi hijo porque tenga más disciplina, pero si vemos que ya tiene esa naturalidad, pues ese es el primer paso. Tengo otra sobrina que no puedo ir a ningún sitio sin hablar de ella: a Soleá le pasa lo mismo. ¿Quién iba a pensar que Soleá iba a cantar de esa manera? No lo sabía nadie, pero ella desde pequeña jugaba a cantar. Se ponía un "vestio" y creía que estaba en el escenario. Ellos han crecido así de esa manera.

RosarioLa Farruca abunda en esta idea

Nosotros no obligamos a los hijos a que cojan esta profesión porque  la tenemos nosotros.  Solamente le decimos "si te gusta sigue adelante", pero hay que luchar, está claro.  Así estamos todos sucesivamente, porque yo a mis hijos así se lo enseñé, y ellos que enseñen a sus hijos. Luchar y no rendirse. Hemos tenido motivos para rendirnosMuchos motivos, porque hemos estado años como si estuviéramos "encerraos" en una cárcel. Lo hemos "pasao" mal porque los flamencos no hemos tenido derecho a nada. Hemos "tenío" muchos compañeros que han "llorao" y se ha "querío" quitar…, de hecho tengo una compañera que se ha "quitao" del baile, bailando superior a muchas, sin despreciar a nadie, y se ha "quitao" a cuenta de la Pandemia porque no hemos sido merecidos de nada el flamenco. Es una pena porque "habemos" mucha gente que viven del flamenco.

Farruquito 0048 INDICE 2 copia
JUAN EL MORENO / LA FARRUCA
FOTO: JAVIER DEL REAL

   

 

Más información
     Farruquito y sus amigos. T.Real

 
José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande



FOTO: Boguslav Trzeciak

 

 
Teatro Real
Director: Joan Matabosch
Plaza de oriente s/n
28013 – Madrid
Tf. 91 516 06 60
Metro: Ópera, líneas 2 y 5
Ramal Ópera-Príncipe Pío
Sol, líneas 1, 2 y 3
Autobuses: Líneas 3, 25 y 39
Parking: Plaza de Oriente
Cuesta y Plaza de Santo Domingo
Plaza mayor

www.teatro-real.com