Contactar

 

Hamlet. Will Keen. Entrevista PDF Imprimir E-mail
Escrito por José R. Díaz Sande   
Martes, 12 de Junio de 2012 14:42

HAMLET
¿QUIÉNES SOMOS?
 
 
 FOTOS: JAVIER NAVAL
www.madridteatro.net
 
Una y otra vez sube Hamlet al escenario. Este personaje tan enigmático ha subyugado a directores y actores. Esta vez es Will Keen, que en España es más que familiar: Protagonizó en España The Changeling (2006) con la Compañía Cheek By Jowl y dirigida por Declan Donnellam (CLICKEAR);  Un cuento de invierno de Shakespeare en versión de José Sanchis Sinisterra (CLIKEAR); entre el 2009 y 2011 protagonizó Mabeth, ora vez, con la Compañía Cheek By Jowl y también dirigido por Declan Donnelan, que en Madrid la pudimos ver en 2010 en las Naves del Español de Madrid.  Lo último que ha protgonizado ha sido Traición de Harold Pinter (CLIKEAR) en la Sala Pequeña del Teatro Español, dirigido por María Fernández Ache - su mujer -, la cual codirige con Keen esta nueva versión de Hamlet
 
Además de la co-dirección María Fernández Ache ha traducido este Hamlet, lo mismo que hizo con Traición. Se ha formado como directora, dramaturga y actriz a la vera de Vittorio Gassman, José Sanchis Sinisterra, Stephen Jeffreys, Ángel Gutiérrez... Su carrera se ha desarrollado fundamentalmente en Inglaterra, tanto como dramaturga como actriz. En 1998 cofundo y codirigió la primera edición del Festival del Teatro, Música y Danza: Festival Internacional de la Artes de Valencia (Venezuela). En 1995 funda la Compañía El Globo Teatro, donde trabaja como dramaturga y actriz hasta el amo 2001. En estos últimos años su actividad se ha desarrollado en Inglaterra como actriz en televisión, cine y teatro, en el mundo de la dramaturgia.
 
PEDRO CASABLANC /ANTONIO GIL /YOLANDA VÁZQUEZ /ALBERTO SAN UAN /ANA VILLA /PABLO MESSIEZ/
PAU ROCA /JAVIVI GIL VALLE / SECUN DE LA ROSA
FOTO: JAVIER NAVAL
 
PREGUNTARNOS: ¿QUÉ HEMOS HECHO?
¿QUÉ HEMOS DEJADO DE HACER?
 
El acudir a Hamlet, según sus directores Will Keen y María Fernández Ache, es debido a que...
 
·         Conocer la historia de Hamlet debería ayudarnos a preguntarnos a nosotros mismos: ¿Qué hemos hecho? ¿Qué hemos dejado de hacer? Y, por consiguiente ¿Quiénes somos? El impacto de esta obra reside, en parte, en la tensión entre el visceral impulso que sentimos hacia la “justicia poética”, como el Dr.Johnson– el primer gran comentarista de Hamlet - lo denominó y nuestra sensibilidad moral y social. Algo en nosotros ruge: “¡Sí!” cuando Claudio es, finalmente, asesinado pero tenemos que preguntarnos ¿Qué estamos defendiendo con nuestros rugidos? ¿De qué lado creemos que estamos?
 
 
VENGAR UN ASESINATO
Y ENCAMINARSE HACIA LA LOCURA
 
ALBERTO SAN JUAN
FOTO: JAVIER NAVAL
En Hamlet hay venganza y muerte, actitudes muy queridas por el público isabelino. Era el género de moda que en palabras de Keen:
·         Era un público como nosotros mismos: sensacionalista y amante del “Gore”. La tragedia de venganza era el género de moda; esto era: Un joven ha de vengar un asesinato mientras somos testigos de su viaje hacia la locura a través de la más sangrienta carnicería, incluyendo, indefectiblemente, su propia muerte, y todo ello refocilándonos en la riqueza y lo grotesco de las imágenes (y, a menudo, del lenguaje) y en los hemáticos excesos de la acción dramática. La gran genialidad de Shakespeare consiste en contratar como héroe, para su obra de acción más taquillera, a un hombre que es totalmente inapropiado para el papel… mientras el público (que ha pagado su buen dinerito para ver sangre) grita: “¡Trocéalo y échaselo a los cerdos!” Hamlet responde “Un momento; hay un par de consideraciones de orden filosófico que quisiera resolver antes”…
 
A este género de sangre, del cual Shakespeare no se aparta en sus tragedias, le da un vuelco.
 
·         A través de él elabora un profunda y compleja reflexión sobre la justicia y la responsabilidad. ¿Hasta qué punto lo que hacemos define lo que somos? ¿Podemos negarnos a nosotros mismos que estamos locos, si las acciones que llevamos a cabo son las propias de un loco? ¿Qué es acción sin intención e intención sin acción que la acompañe?... Al dar el papel de “héroe de acción” a alguien tan indeciso como Hamlet, Shakespeare prepara el terreno perfecto para analizar el mecanismo de la decisión en sí; para cuestionarnos acerca del libre albedrío.
 
UN ESPACIO COMO TRÁNSITO DE PASO
 
Los personajes deambulan por espacios como las almenas, el vestíbulo, un corredor, un muelle...
 
·         son espacios que podemos llamar "de paso"; ejes entre dos mundos, umbrales, espacios crepusculares. Nos encontramos al inicio de un nuevo régimen, comenzando una nueva relación de pareja, explorando un nuevo mundo en el que ya no existe el padre. La mayoría de los personajes que transitan la obra son visitantes de otros mundos: Wittenberg o París o Noruega o el purgatorio… La obra conduce inexorablemente hacia una fosa que se abre en el acto 5º y que se halla, tanto geográfica como metafísicamente, en el mismo reino que el purgatorio o que el insomnio –donde se podría esperar encontrar “tipos como yo” (es decir; la humanidad), “que se arrastran entre la tierra y el cielo”. Estos umbrales nos obligan a tomar decisiones, nos fuerzan a elegir hacia dónde vamos y, por consiguiente, quiénes somos. Tal vez no seamos tan conscientes de estas decisiones como Hamlet: a menudo descubrimos quiénes somos retrospectivamente; por medio de las consecuencias que las decisiones que hemos tomado – sin si quiera saberlo - nos presentan de modo irrefutable. Pero Hamlet, ese ser de suprema consciencia – tan incapaz de acción - es capaz, al final de su vida, de hacerse responsable de la muerte de su amada, el hermano y el padre de ella, su tío, su madre y sus dos amigos íntimos.
 
HAMLET EN VESTE ACTUAL
 
FOTO: JAVIER NAVAL
Esta reflexión de actualidad, en lo que tiene de filosofía, se acrecienta con la puesta en escena en el vestuario: época actual.
 
·         En la época de Shakespeare- precisa Will Keen - las obras Romanas se vestían con ropas isabelinas y a lo más una toga encima. Venía a ser como una metáfora de la obra: lo que se contaba era contemporáneo al público isabelino. Los conceptos de venganza no estaban lejos de los suyos como tampoco lo están del nuestro. Shakespeare introduce la fantasía, pues sale del mundo oscuro medieval al renacentista de corte vanguardista, abierto y filosófico. Mantenerlo hoy en el traje isabelino, supondría no vivir aqeulla experiencia de modernidad en su época. El tema de la venganza le permite a Shakespeare poner como protagonista a un ser incapacitado y por lo tant ode adaptación, y trae otros temas como son la identidad, la responsabilidad, el preguntarnos ¿quiénes somos?, lo que nos define y hasta qué punto podemos decir que Hamlet no es un ser sensible y más bien un loco.
 
UN MUNDO QUE SE TERMINA
Y COMIENZA LA INCÓGNITA
 
Alberto San Juan es ese Hamlet, cuya última interpretación ha sido Traición, la versión de la Sala pequeña del Teatro Español.
 
·         La conexión con el mundo de hoy se inicia ya al comienzo de la obra: Se ha acabado un mundo de un rey- el padre de Hamlet-y lo ha empezado otro- la mujer del rey se ha casado con Claudio, tío de Hamlet. Hamlet está deprimido. Es, pues un tránsito entre dos mundos: muer uno y empieza otro. Algo similar a lo que estamos viviendo: hoy no valen ya las instituciones y las organizaciones que tenemos. Nace un nuevo mundo, pero no sabemos qué. Esta es nuestra tragedia. Hamlet tiene necesidad de crecer y pasar a la siguiente fase, pero no sólo vale pensar sino actuar.
 
Hamlet ha sido un tema leiv-motiv en los escenarios yen el público, centrándose en el famosos "Ser o no Ser". Según Pedro Casablanc, que interpreta al ambicioso Claudio:
 
·         Hay una diferencia de este Hamlet y otros Hamlets. Primero nadie sale desnudo - risas, por referencia al Hamlet de Tomasz Pandur (CLIKEAR), cuyo prólogo comenzaba con los invitados - ellos- desnudos en una sala de baños y se vestían - Bromas aparte, Hamlet se ha convertido en una obra con varios mitos: vestido de negro, la calavera en la mano... Esto se ha obviado. Todos los actores han querido hacer de Hamlet, yo nunca me lo planteé. Yo quería ser Claudio. En tu carrera ves lo que te está esperando y te sorprendes cuando llega. Los galanes como Alberto aún pueden hacerlo porque están en el límite de la edad. 
 
·        
FOTO: JAVIER NAVAL
     Participar en cualquiera de las obras grandes, te da capacidad de profundizar y es una maravilla y una aventura - añade Alberto San Juan. Es obra con la que disfrutas. Un placer intelectual, de aventura y de acción. Lo más interesante es que es algo liberador y se puede hacer de las mil maneras por ser muy humano, al entrar en lo inhumano como son el poder y el dinero. El que sea un ser tan contradictorio hace que sea apasionante. Todos los personajes son increíbles. hemos tenido que analizar el verso frase por frase, y ello te descubre el amor de Shakespeare al poner cada palabra y por ello cuesta cortarla. Hemos tenido que cortar muchísimo, ya que de las cinco horas la hemos dejado en dos horas y media más el descanso.
 
Con respecto a lo novedoso Will Keen añade:
 
·         El peligro de los grandes mitos es que te acercas a un gran mito y hay que verlo con tranquilidad. Una de las cosas a explorar son las perspectivas sin límites que te ofrecen. Hamlet habla de la vigilancia, el sentir, en todo Dinamarca, de la gente desde sitios distintos.
 
EL VERSO MÁS ALLÁ DE LA MUSICALIDAD
 
María Fernández Ache, además de codirigir es la traductora de esta versión, cuya peculiaridad está en mantener el verso que Alberto San Juan describe como "nada retórico, ni artificial, sino divertido y con el que disfruto".
 
·         Con respecto a la diferencia con otros montajes - precisa María Fernández - es que en el verso hemos respetado el número de las palabras y el pensamiento. Al traducir se tiene a alterar el orden de los pensamientos, He conseguido dejar el número y orden del pensamiento como en el original.
 
·         El verso en sí puede ser mortífero - añade Will Keen -, y la única forma de justificarlo es que sea literario. Si lo piensas como lenguaje extremo, muere. Cada momento del pensamiento tiene que estár en él y no simplemente la musicalidad.
 
FOTO: JAVIER NAVAL
 
MOVIMIENTO CORAL DE LOS ACTORES
 
Quien se ha encargado del movimiento coreográfico es Antonio Gil , que interpreta al primer enterrador y a Reinaldo. Estudió en el Théâtre Jacques Lecoq (París) Conservatorio de Arte Dramático de Sevilla, así como se perfeccionó en diversos talleres internacionales. Tiene una larga trayectoria como actor en teatro, cine y televisión. Como director de teatro ha firmado Kvetch (Miedos. O.S.) de Steven Berkoff con Samarkanda Teatro, siendo candidato como Espectáculo Revelación a los Premios MAX.
 
·         He topado con una materia prima excelente. Mi trabajo no se termina con el día del estreno, sino que sigue en progreso. Lo que pretendemos es que lo que contamos sea claro y no manida. siempre hay una dificultad entre el movimiento y que no se vea. Antes del estreno nos queda mucho trabajo, pues es un trabajo muy coral y todos los personajes forman parte del coro. Parte del movimiento lo traigo pensado, pero al llegar a este  espacio desnudo y con las escenas  es algo diferente .
 
·        
ALBERTO SAN JUAN YOLANDA VÁZQUEZ PEDRO CASABLANC
El espacio está muy despojado de decorados. Es atemporal, hay una radio y Ofelia sale con casos y pocas cosas más. Hemos querido prescindir de lo que pudiera crear distanciamiento - añade María Fernández Ache.
 
El movimiento creado por Antonio Gil lo define como invisible:
 
·         No sé si se verá, pues no hay acrobacia ni fantasías con torsos desnudos. Se trata de un trabajo corporal, pero lo importante es que no se vea que existe. No hay grandes cambios de decorado y los hacemos nosotros, los actores. El movimiento del actor tiene especial protagonismo en este cambio. Es más de coordinación que algo físico.
 
Aunque no hay acrobacias ni piruetas si hay
 
·         sesión de esgrima a cargo de Alberto y Pedro, que han hecho que tengan unos estupendos abdominales - añade María Fernández.
 
Este proyecto ha salido adelante, según Alberto San Juan, gracias al empeño de Mario Gas.
 
·         Si Mario no hubiera estado no se habría podido hacer. Él lo defendió como producción del Español. Lo curioso es que siendo una producción del Teatro Español, se ha llegado a crear un espíritu de Compañía y con las características del grupo independiente. La idea del Coro es fundamental, pues todos somos uno. A esta idea contribuyó la llegada de Yolanda Vázquez.  
 
ANA VILLA PABLO MESSIEZ JAVIVI GIL VALLE
 
 
YOLANDA VÁZQUEZ:
ESPAÑOLA EN LA ROYAL SHAKESPEARE COMPANY
 
Se puede decir que Yolanda es una gaditana en la corte del Rey Arturo.
 
·         Yolanda es mi mujer en la función (Gertrudis) - interviene Pedro Casablanc. Yo la vi actuar en inglés isabelino. Yo también soy de Cádiz. Estamos encantados de tenerla con nosotros, pues defiende la Compañía y ha dado nuevas vías. Tenemos una estrella shakesperiana.
 
Aunque parezca extraño, en efecto es una española que comenzó su carrera como actriz en Royal de Northampton con Romeo y Julieta como protagonista. A partir de entonces se prodigo en televisión, radio y teatro, trabajando frecuentemente con la Royal Shakespeare Company en diversos montajes.
 
·         Soy de San Roque (Gibraltar), pero desde los 10 años vivo en Londres. soy más inglesa que española, o una buena mezcla de ambas. Es la primera vez que actúo en España, en el Teatro Español y en castellano. Siempre he trabajado en inglés., nunca en castellano. Esto para mí es fenomenal, pues se trata de una traducción muy brillante y también lo es el grupo
 
Yolanda interpreta a Gertrudis, la madre de Hamlet. Desde el año 2003 Yolanda es agregada al Departamento de Educación en la Royal Shakespeare Company y le ha llevado a dirigir talleres sobre Shakespeare tanto en el Reino Unido como en el extranjero. Su labor ha sido fundamental, ya que ha lanzado las nuevas directrices para la enseñanza de Shakespeare en las aulas, en un programa del Ministerio de Educación de Gran Bretaña.
 
   
 PAU ROCA   ANTONIO GIL  SECÚN DE LA ROSA
 
 
LOS ENSAYOS SAGRADOS PARA WILL KEEN
 
El segundo enterrador, Cura y Osric es Secún de la Rosa (Els Nou Barris, Barcelona), actor popular por la serie de televisión Aida (Premio Unión de Actores). Ha desarrollado una actividad como actor y autor desde su compañía Radio Rara. Últimamente viene de actuar en el monólogo Guillermito y sus hermanos en el Teatro Lara de Madrid, con gran éxito. Ante la pregunta sobre la dirección de Will Keen afirma:
 
·         ¡Qué pregunta! Pues me impresiona su paciencia, el valor que le da a los ensayos, el cumplir las horas de ensayo, el valor real del trabajo y disciplina hasta el punto de encontrar los ensayos como sagrados. Nos hace dejar todas nuestras neurosis en casa y confiar en el trabajo diario que lo hace invisible y como sencillo. Es un hombre que cree en los ensayos.
 
Para esta producción, la selección de actores ha desembocado en una curiosa mezcla de intérpretes que provienen de muy diferentes orígenes profesionales. Además de los citados está el argentino Pablo Messiez que nos sorprendió hace poco con la obra Los ojos (CLIKEAR), escrita y dirigida por él mismo y que acaba de estrenar un nueva versión de Las criadas. Junto a ellos: Ana Villa en el papel de Ofelia, Javivi Gil Valle como Polonio, y Pau Roca en el papel de Laertes. Así hasta sumar un total de nueve actores.  


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

 

 

Última actualización el Jueves, 21 de Junio de 2012 08:13
 
Adobe Creative Suite 6 Design & Web Premium || Microsoft Windows 7 Home Premium || Adobe Creative Suite 4 Master Collection MAC || Parallels Desktop 7 MAC || Autodesk AutoCAD 2010 || Navicat Premium 9 || Microsoft Office 2011 Home & Business MAC || Adobe Photoshop Elements 10 || Adobe Acrobat X Pro || Adobe Photoshop Lightroom 5 || Sony Vegas Pro 9 || Adobe Creative Suite 5 Web Premium